05-Aug-2016

N° 008: El Confort en el ganado lechero

Para lograr los resultados planeados correcta y oportunamente en la explotación lechera, es necesario analizar todos los factores que afectan a la producción, reproducción, alimentación, estructura y expansión adecuada para maximizar la productividad. Hoy en día, los alimentos han elevado su costo en forma desproporcionada, lo que obliga a revisar todos los factores para compensar el gasto y hacer rentable la explotación, siendo el Factor Confort el que nos ayuda a aprovechar al máximo los recursos y el aprovechamiento de los sistemas implantados.


Img

Cuando hablamos de Confort nos referimos siempre a inversión inevitable, pero los tiempos no nos permiten hacerlo. Sin embargo, habrá alguna necesidad que nos obligue a invertir obteniendo un beneficio futuro. En realidad, Confort abarca muchos aspectos -sobre todo de manejo- y podemos obtenerlo con sólo ser observadores y dar a la vaca lo que necesita para que pueda expresarse y darnos los rendimientos esperados.

Me gustaría definir la palabra Confort, ya que aunque ya conocemos su significado, es necesario establecer el mismo sentido.

Confort.- Un estado de salud física y mental en donde el animal está en completa armonía con el medio ambiente que lo rodea Hughes (1976)

Mantener al animal en equilibrio completo entre ella y el ambiente que lo rodea.

La realidad es que estamos sacando a la vaca de su hábitat natural y tenemos que hacer lo posible por regresárselo sin llegar al grado en que esto nos impida obtener una rentabilidad en la explotación. Lograr el máximo potencial en la vaca, aún con los mejores programas de manejo, no será posible si la vaca no está cómoda. Independientemente del tipo de explotación que tengamos, el objetivo principal es mantener a la vaca limpia, seca, cómoda y sin miedo y lo anterior no se logra sin un buen Confort.

Conociendo el comportamiento de las vacas, se han determinado los diferentes movimientos que éstas realizan durante el día. Una manera de lograr una distribución óptima sería analizar: ¿qué tiempo dura la vaca echada, comiendo, entrampada, socializando, bebiendo agua y en ordeña?

Estos son los porcentajes que arrojan los estudios realizados (Ver Figura 1)

- Echada 12 hrs/día (50% del tiempo)
- Comiendo 4 – 5 hrs/día (19 – 21 % del tiempo)
- Entrampada 1.5 hrs/día (6% del tiempo)
- Socializando 1.5 hrs/día (6% del tiempo)
- Bebiendo 1 hrs/día (4% del tiempo)
- Ordeña 3 hrs/día (13% del tiempo)
- Reducir el tiempo en estos puntos nos otorga un beneficio en el resto de las actividades, concediéndonos un aumento en productividad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alimento

La vaca pasa 4 ó 5 horas al día comiendo y es ésta la condición por la que debemos asegurar que tengan comida fresca las 24 hrs. cerca del pesebre. La comida está directamente relacionada con la producción de leche, por lo que la vaca, como ideal, tiene una conversión alimenticia de entre 1.4 y 1.8L por kg MS. En vacas altas productoras la conversión ideal es de 1.6 L/kg MS. Por ejemplo, una vaca de 40L de leche debe consumir 25 kg MS.

La vaca alta productora, como ideal, tiene una conversión alimenticia de 1.6 L/kg MS consumida. El tiempo que dura comiendo cada vez que se acerca al pesebre es entre 20 y 30 minutos en promedio y se alimenta entre 6 y 12 veces al día. Cada vez que se para a comer puede consumir entre 1.8 y 4 kg de MS. (Grant, 1996).

Ejemplo:

1) Una vaca alta productora que da 40L / Leche / Día
2) Conversión alimenticia 1.6 L/kg MS
3) Tiempo de consumo 5 hrs.
4) 9 veces de visita al pesebre

Entonces tenemos:

40L / 1.6 = 25 kg MS que consume una vaca de 40 L 25 kg MS / 9 veces = 2.77 kg MS cada vez que se para a comer 5 Hrs de consumo por día X 60 minutos = 300 minutos de consumo diario 300 minutos / 9 veces que se acerca al pesebre por día = 33.3 minutos por cada que se levanta a comer.

Qué pasa si una de esas 9 veces, la vaca se levanta y no hay suficiente comida, hay comida pero no está cerca del pesebre o está presionada por sobrepoblación. Esta vaca va a dejar de consumir 2.77 kg de MS que en su conversión alimenticia sería 2.77 kg de MS x 1.6L = 4.43L que va a dejar de producir, o sacrificará condición corporal para luego tener menos persistencia.

Debemos asegurar que cada vez que se pare tenga alimento suficiente, fresco y bien mezclado a su alcance y que tenga el espacio necesario para acercarse a comer (espacio de comedero mínimo 0.61 cm/vaca). Debemos, además, ofrecer de un 2 a 5 % de alimento extra del consumo (medir lo que sobra diariamente) para asegurar que las vacas no se quedaron con hambre y se retó a aumentar su consumo.

Agua

El agua es el alimento más barato y es básico. Debemos proporcionar agua suficiente todo el tiempo con las características físicas del agua: inodora, incolora e insípida, es decir, limpia, sin exceso de minerales, a temperatura ambiente, con bebederos limpios, y procurar que no sea estancada para evitar malos olores y sabores.

El espacio de bebedero debe ser por vaca, de 6 a 10cm de espacio lineal, con piso de cemento alrededor de la pila, cerca del pesebre para que la vaca no tenga que caminar más de 15m del echadero o comedero al bebedero. La vaca consume entre 100 y 150 L de agua / día dependiendo de la producción y el clima (3.3 L de agua por cada litro de leche producido).

Camas

Si sabemos que las vacas deben pasar 12 horas o más echadas, de las cuales 4 las pasan durmiendo y el resto rumiando, debemos garantizar una cama suave y seca con espacio suficiente para que no sea molestada o sufran de colas o pezones pisados. Hay estudios que nos indican que cuando la vaca está echada su circulación sanguínea pasa 50% más por la ubre que estando de pie, lo que ayuda a maximizar la producción. Además, si la vaca pasara más tiempo parada de lo mencionado en los porcentajes, aumentarían sus problemas de locomoción, siendo más propensa a laminitis y problemas articulares. Las camas deben estar bajo sombra, considerando mínimo 4m de sombra por vaca con una altura de 3.6m de alto mínimo. Más de 5m no tiene justificación.

El manejo de las camas es fundamental. Para lograr que estén suaves y secas se recomienda mover las camas 2 veces al día aprovechando el tiempo en que están las vacas en la ordeña. El procedimiento es pasar una escrepa por la sombra para sacar la humedad al área de corral abierta y meter lo seco. Después, con una rastra se incorpora, logrando una cama suave y seca para cuando la vaca salga de la ordeña y después de comer se pueda echar de manera cómoda.

El área de patio o sin sombra, es utilizada por las vacas a horas del día en que no hay sol. Si hacemos 2 o 3 montículos o lomas de estiércol, las vacas gustan de echarse sobre ellas manteniendo su parte anterior más elevada, ya que les es más fácil levantarse después. En vacas recién paridas, esto ayuda a evacuar sus descargas vaginales por gravedad, beneficiando la involución uterina.

Un parámetro que utilizamos es observar vacas en el corral 2 a 3 horas después de que hubiesen salido de la ordeña y comido. Debemos observar que mínimo el 90% de las vacas del corral deben estar echadas, tomando agua o comiendo y con esto estamos seguros que se tiene una cama bien manejada, con suficiente espacio y cómoda. Si tenemos menos del 90% de vacas en estas condiciones, habrá que analizar la causa (la cama esta dura, húmeda, hay sobrepoblación, moscas, etc.).

Confort en patas

Los problemas de patas se encuentran dentro de las causas de salud que más inciden en la producción de leche y que son un reflejo de cómo son alimentadas, su manejo y alojamiento. Un parámetro a mantener, es la incidencia de problemas de patas debajo del 2% del hato. Es importante mantener pasillos y banquetas libres de objetos como piedras, alambres, etc. que puedan afectar a las pezuñas.

Las banquetas resbalosas pueden ocasionar caídas de vacas, banquetas muy abrasivas ocasiona desgaste de pezuña. Mantener a las vacas en ordeña o entrampadas más tiempo de lo ya establecido, causaría más problemas en articulaciones y pezuñas que afectan en forma considerable la producción, dado que las vacas con problemas de patas pierden 25% de su producción y la reproducción baja en un 10%.

Lo recomendable, además de cuidar estos aspectos, es tener a la salida de la ordeña pediluvio para estar tratando las vacas una vez al día con productos que desinfecten y endurezcan la pezuña como formol al 10% y/o sulfato de cobre al 5% de manera alterna, según la incidencia de problemas en pezuñas. El pediluvio debe estar a la salida del pasillo de ordeña y debe asegurar que, a su paso, las vacas metan las cuatro patas en pediluvio y se humedezca toda la pezuña. Con 10 cm de profundidad es suficiente para lograrlo.

Mantener a una persona detrás de la sala de ordeña observando la locomoción, ayuda a detectar vacas con problemas a tiempo. Considerar dentro del manejo recorte de pezuñas al secado, mantiene un andar uniforme y las mantiene más saludables.

Clima

El clima juega un papel importante en el confort de la vaca. El clima ideal para la vaca es entre 10 y 15°C pero hasta 20°C se puede considerar sin que afecte la producción. Para evaluar el estrés de calor en las vacas, se puede tomar la temperatura rectal a las vacas y si se encuentra que el 70% de las vacas en el corral tienen una temperatura corporal de 39°C o más o una frecuencia respiratoria por encima de 80 respiraciones por minuto, se considera alto nivel de estrés. Pero, ya que sabemos que el medio ambiente por encima de 20°C afecta en producción como lo mencionamos, entonces, sólo debemos buscar la forma de refrescar a la vaca a partir de 20°C. Hay diferentes sistemas de enfriamiento diferentes tipos de abanicos y aspersores que se utilizan para reducir el estrés calórico.

Un sistema barato y eficaz es bañar a la vaca y luego secarla con aire para que disipe su calor, poniendo sobre el pesebre aspersores que dispersen en gota grande para poder bañarla, asegurando 4lt de agua en 45 segundos y repetirlo cada 5 minutos durante una hora para recuperar la temperatura corporal hasta 1°C de su temperatura corporal normal (38.5°C). Si se este procedimiento se lleva a cabo de 3 a 5 veces al día, es medida suficiente para mantener a la vaca sin estrés calórico. Se debe hacer tanto en la sala de ordeña como en los pesebres. Estos datos son tomados de estudios hechos en Israel.

Movimientos de corral

Los movimientos de corral que hacemos son muy importantes para el confort. En establos grandes los movimientos de corrales en producción y secas juegan un papel muy importante en el estrés del ganado. Las vacas tienen la capacidad de reconocerse en un grupo de entre 70 y 120 vacas máximo, por lo que es importante adecuar nuestros movimientos, por ejemplo, hacer los cambios a secado y preparto una vez por semana para que estén en grupos. Si se mantienen desde secas en grupos separados hasta pasar a preparto y no se mezclan los animales, sobre todo en los últimos 14 días antes del parto, lograremos mantener un nivel de confort adecuado y mejoramos los parámetros deseados. Además, son las vacas que se van a encontrar en producción en la misma semana.

En producción es ideal mantener a las vacas en el mismo grupo al menos los primeros 200 DIM para evitar que baje la leche debido a cambios de grupo. Se debe mantener la capacidad de corrales en no más del 100% de su capacidad con un ideal de 85%.

Consideramos que una parte importante del Confort es no mover a las vacas de tal forma que se asusten, o se agiten y se mantengan demasiado tiempo paradas en el sol y sin agua. (No debe limitársele el agua y el alimento a la vaca por más de una hora).

Cuando sacamos las vacas paridas que van a la ordeña, ¿cuánto tiempo se quedan a veces en los pasillos, en el sol esperando un manejo? Cuando revisamos vacas enfermas o chuecas, ¿las dejamos más tiempo entrampadas o en corrales sin agua o comida? Cuando movemos vacas a secado, ¿lo hacemos con la gente y el tiempo apropiados para moverlas correctamente? Cuando se vacuna a las vacas, ¿se cuenta con la gente, tiempo y horario adecuado para no provocar estrés? ¿Cuánto tiempo antes de ordeñarse se suben las vacas a la sala y cuanto tiempo se quedan después de ordeño antes de llegar al corral? Recordemos que el tiempo de ordeña del día son 3 hrs., contando desde que salen del corral hasta que llega la última de regreso al corral, independientemente de la cantidad de ordeñas que demos al día (2 o 3 ordeños). ¿Trabajamos en función de hacerlo con la menor gente posible, en el menor tiempo para sacar el día en tiempo y costo? y ¿consideramos lo que perdemos en productividad, salud, y preñeces?

Es importante implantar procedimientos adecuados a nuestro manejo para hacerlo siempre igual, pensando en no molestar a la vaca para lograr que se sienta cómoda. Observemos a las vacas y nos daremos cuenta como en sí inspiran tranquilidad.

Las vacas difícilmente se equivocan y son las que pagan el precio de nuestros errores. Con los conocimientos que disponemos actualmente no hay excusas para que no dispongamos del manejo adecuado y utilicemos las instalaciones que maximicen el Confort de las vacas.

 

Artículo hecho por: MVZ Agustín Garza Valdéz

La siguiente publicación técnica esta relacionada al evento:
12º Congreso Internacional de MVZ especialistas en Bovinos de la Comarca Lagunera