29-Aug-2016

N° 009: Confort para las vacas y su efecto en salud animal

El estrés metabólico y ambiental durante el período de transición y durante la lactancia altera la eficiencia del sistema inmune, lo que hace que las vacas sean más susceptibles a enfermedades infecciosas subsecuentemente reduciendo el comportamiento productivo y reproductivo. 


Img

Es importante no olvidar las consecuencias fisiológicas de un ambiente estresante. Esto incluye la competencia por comida y el ranking dentro del grupo, confort de la vaca, el medio ambiente en general, el clima, y el contacto humano con los animales, entre otros.
El papel de los administradores y encargados en establos lecheros es garantizar que las buenas prácticas agropecuarias, de higiene, y de manejo animal sean empleadas. La atención debe centrarse en la prevención de problemas en lugar de resolverlos después de que se han producido.

Sin embargo, aunque la industria se ha centrado mucho en mejorar administrativamente, todavía hay cosas que podemos hacer siempre mejor. Las vacas se deben mantener limpias, secas y cómodas.

También es conveniente utilizar programas completos de higiene como técnicas de prevención. Estas son áreas muy importantes que tienen un efecto directo en la calidad de la leche, la salud del hato, el bienestar y la longevidad de los animales.

Proporcionar un substrato adecuado limpio/seco y un buen lugar de descanso es fundamental para el tiempo de descanso necesario para nuestras “damas”, pero también es importante para mantener las ubres saludables sin contaminación y animales sin dolor.

De acuerdo con Roger Palmer Zootecnista de la Universidad de Wisconsin–Madison, por cada hora que perdemos de descanso en el que deberían estar acostadas resultara en una pérdida de producción de 2 libras de leche por vaca.

Nigel Cook y Ken Nordlund, investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, señalan que la diferencia entre un buen diseño de los echaderos individuales “freestalls” y uno desastroso es a menudo sólo unas pocas pulgadas.

Hay evidencias prácticas que sugieren que las vacas alojadas en las instalaciones con echaderos individuales en pisos de concreto requieren descansar un mínimo de 12 a 14 horas al día en un lugar cómodo. Cuando su período de descanso es reducido por un mayor tiempo fuera de su establo ordeñando, exceso de stock animal, pobre diseño de los echaderos, y demasiado tiempo en los corrales de espera, el resultado es un aumento en cojeras y mastitis.

Treinta por ciento más de sangre es bombeada a través de las ubres cuando están acostadas que cuando estas levantadas aumentando la producción de leche. Las vacas en realidad priorizar el descanso sobre la comida, lo que nos lleva a un problema común, acostadas en diagonal y paradas mitad adentro y mitad afuera de su echadero.

El problema de las vacas “mitad adentro y mitad afuera”, describe a las vacas en pie con sus patas delanteras en su cama y las patas traseras en el callejón. Enfermedades del casco de las patas traseras son más comunes en los establos con vacas mitad adentro-mitad afuera de sus echaderos, pues esta posición contribuye a la contaminación de las ubres, tetas, patas y colas, así como los riesgos de mastitis. Este comportamiento puede durar varios minutos, una hora o más.

Acostadas en diagonal, este es un comportamiento complejo resultante de una variedad de fallas de diseño de los echaderos, pero la anchura de este se culpa a menudo.

Es importante que entendamos que las razones más importantes que llevan al descanso en diagonal incluyen vacas adyacentes a los echaderos de cabeza a cabeza en un área que es demasiado corta de curva a curva o bordillo, localizadores de pecho que son demasiado altos, el espacio de “balanceo y empuje” inadecuado, restricciones para el cuello y cabeza y los rieles del cuello demasiado cerca del bordillo trasero que no permite que la vaca se mueva libremente.

Algunos de los requisitos de los echaderos incluyen un lugar limpio, cómodo para descansar, fácil de entrar y salir, fácil para levantarse y acostarse evitando que las vacas se lesionen, de larga durabilidad y fácil de limpiar con mínimo esfuerzo.

Si se hace correctamente se puede aumentar el rendimiento y la producción, reducir la mastitis clínica, y a menudo se puede reducir el costo de mantener las camas utilizables. “Las vacas nunca mienten”, hay que detenerse, echar un vistazo y escuchar lo que nos están diciendo!

Hemos estudiado los echaderos lo suficientemente, el confort para las vacas no puede parar ahí. La reducción del estrés térmico durante los meses de verano es un factor clave en la producción lechera.

Animales lactantes producen grandes cantidades de calor debido a los procesos de digestión y metabolismo, y este calor debe ser intercambiado con el medio ambiente para mantener la temperatura normal del cuerpo. El ganado intercambia calor a través de los mecanismos de convección, conducción, evaporación y radiación.

Mojar la espalda de la vaca y luego evaporar el agua de la superficie de ganado con ventiladores en buena posición, representa la técnica más eficaz para eliminar el calor del ganado. Sin embargo, los defectos de un mal diseño han dado lugar a instalaciones que no modifican efectivamente el medio ambiente.

La idea es la de mantener una temperatura óptima para la producción de leche y la salud, lo que buscamos es eliminar los patógenos, gases nocivos y el polvo lo más rápido posible. Al mismo tiempo, controlar el exceso de humedad y aumentar el aire fresco en los corrales.

En cuanto a cornadizas autotrabantes versus rieles para comederos, no hay información que apoye la idea que las cornadizas son perjudiciales para el consumo de alimento, teniendo en cuenta que los animales han sido entrenados para usarlas antes de los períodos críticos.

Las cornadizas ofrecen fácil manejo animal y reducen los desplazamientos agresivos entre vecinos. Por otro lado están los rieles para comederos. Es de mucha importancia que la posición lateral por encima de la calle de la vaca sea de 46-50 pulgadas en la parte inferior del riel y 10 a 6 pulgadas hacia adelante del lado de la vaca hacia el comedero.

Si no se hace correctamente, las vacas comeran en diagonales, no podrá llevar a cabo su comportamiento normal de pastoreo, e incluso se puede ver una lesión pronunciada en la parte posterior de su cuello.

Volvamos a lo básico, el agua es el ingrediente más importante en la dieta para animales lecheros y a menudo el más subestimado. Se recomienda proporcionar tres pies de superficie de agua disponible para 10-15 vacas, los corredores deben ser de un mínimo de 12 pies del borde del bebedero a la pared.

Disponer de este espacio permitirá que otras vacas pasen por detrás de las que están bebiendo sin molestarlas. Una cosa que todos los bebederos tienen en común es la necesidad de ser limpiados con regularidad.

La zona de espera (pre-ordeño) suele ser el área más estresante para una vaca lechera. Las vacas que se enfrían correctamente en esta zona por lo general producen 1.7 a 4.0 libras más de leche al día que las vacas que no se han enfriado.

Sistemas alternativos de estabulamiento e incluso las instalaciones de pastoreo siempre deben tener en cuenta la comodidad de las vacas y los efectos perjudiciales de un medioambiente pobre en el rendimiento de las vacas y su salud. Si la consistencia y la comodidad se mejoran, las vacas alcanzarán su máximo potencial.

 

Las referencias fueron omitidas por razones de espacio, pero están disponibles bajo petición a editor@progressivedairy.com.

Fabian Bernal, Consejero de encargados de lecherías, Alltech, Inc.